Discriminación laboral en empresas y gobierno a personas con capacidades diferentes  

Discriminación laboral en empresas y gobierno a personas con capacidades diferentes  

 

Ramón García /CP 

 

A nombre de la agrupación Caminando por una Esperanza de Vida, conformada por personas con capacidades diferentes, el representante Rómulo de Jesús Salazar Arias, hizo un llamado al gobierno federal y estatal, así como a las empresas privadas, a darles oportunidades laborales, ya que consideran existe rechazo y discriminación por parte de los empleadores hacia este sector que cuenta con personas con experiencia y conocimientos en distintas áreas. 

Señalan que, de acuerdo al último informe de la Organización Valor México, Chiapas es el Estado con mayor rezago de inclusión laboral para personas con discapacidad con el 21. 81 por ciento, situación que impide a este sector ser parte de la vida productiva del país en esta región, las leyes mexicanas estipulan que al menos el 5 por ciento de la plantilla laboral en el sector privado y de gobierno deben ser personas con discapacidad, pero….  

No ha habido el interés por parte de los empleadores a pesar de que las empresas que incluyen a personas con discapacidad en su plantilla laboral tienen beneficios fiscales por parte de Hacienda, principalmente en el descuento de impuestos.

Persiste al momento de la contratación la discriminación por sus discapacidades, que no están relacionadas con los perfiles que buscan, a pesar de las limitaciones físicas no se toman en cuenta los conocimientos y estudios profesionales o técnicos. 

Señaló que las personas en sillas de ruedas o con deficiencias severas no tienen cabida en los centros laborales, por lo que los derechos o leyes que las autoridades han estipulado son letra muerta al menos en Chiapas, ya que incluso en la misma administración estatal son rechazados. 

Detalló que el ser contratado en un centro laboral permitiría a las personas con discapacidad desarrollarse en igualdad de condiciones, ya que muchas de estas personas son jefes de familia y tienen la necesidad de cumplir con sus responsabilidades básicas en sus hogares o bien les ayudaría a costear sus tratamientos médicos. 

«Hay un caso de un compañero que es ingeniero en electrónica que arregla las computadoras de vehículos, quien envió su currículum a una empresa, y los empleadores se interesaron en él y le concedieron una entrevista de trabajo, pero al entrar a la cita y ver sus limitaciones físicas, al momento le dijeron que la plaza ya se había ocupado simplemente por su condición», abundó. 

Salazar Arias puntualizó que ante el rechazo que existe por parte de empleadores, las personas con discapacidad se ven obligadas a autoemplearse con la venta de productos que elaboran ellos o sus familiares, ya que a pesar de sus limitaciones o deficiencias físicas tienen necesidades como cualesquiera otra persona, las cuales deben ser satisfechas. 

 

Compartir la nota:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.