Albañiles mexicanos desplazados por mano de obra migrante explotada por constructores

Albañiles mexicanos desplazados por mano de obra migrante explotada por constructores

 

Ramón García /CP

 

La gran mayoría de obreros en albañilería originarios de la localidad y de la región se han quedado sin trabajo y enfrentan una grave crisis económica ante la competencia que representa la mano de obra migrante, que son contratados para obras públicas cuyas instituciones tienen que cumplir con cuotas de extranjeros empleados, y las obras privadas aprovechan que pueden explotar a este gremio sin el pago justo, prestaciones ni horarios.

La presencia de miles de migrantes, la mayoría busca emplearse en cualquier actividad y aprovechan los espacios que deberían corresponder a los obreros mexicanos, esto es un problema que debe ser atendido por la autoridad, porque de lo contrario estaría obligando a miles de chiapanecos a emigrar hacia el norte del país o quizás intentar llegar a los Estados Unidos.

En entrevista el secretario general de la Federación Obrera Revolucionaria del Estado de Chiapas, Teodoro Vázquez Castillo, indicó que la contratación de los migrantes para las obras públicas y privadas se rige por varias condicionantes y en la que la mayoría de empresas y patrones no otorgan seguridad social, no establecen un contrato de trabajo, pagan sueldos por debajo del mínimo y sobre todo porque son parte de las subcontrataciones de las constructoras. 

Las constructoras han asumido en su beneficio la contratación de migrantes, basados en el discurso del presidente Andrés Manuel López Obrador, que ha instruido brindar empleo a los migrantes de diferentes nacionalidades, aún a costa de las necesidades que tengan las familias de los obreros mexicanos que son desplazados. 

Sin embargo, a la par de la competencia que existe del obrero mexicano con el extranjero se suma la crisis económica nacional, la disminución de la obra pública, la obra privada, que ha condicionado que en algunos casos el Sindicato de Trabajadores de la Construcción haya desaparecido por falta de agremiados. 

Mencionó que tanta es la complacencia de las autoridades hacia los migrantes, sobre todo evadir la responsabilidad de que no haya una competencia justa, pues mientras que unos piden salario justo, prestaciones y jornadas normales, al otro sector se le explota y no se le protege como parte de la función de las autoridades laborales.

Aunque el trabajo del sector de la construcción en su mayoría se realiza de manera informal, en Tapachula el panorama es poco alentador, muchos se han dedicado a otras actividades como el comercio informal, pero este también ha sido invadido por los migrantes a los que extrañamente se les protege y no se les persigue por cuestiones de derechos humanos mientras que al mexicano se le reprime, golpea y se le despoja de su mercancía.

Compartir la nota:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.