Código Nucú

Código Nucú

 

César Trujillo

 

La decisión del Presidente

 A mediados del año pasado, el rumor de que el presidente Andrés Manuel López Obrador podría abandonar las filas de Morena —por los jaloneos surgidos al interior que han transparentado el hambre de poder de muchos— empezó a brincar mediáticamente. En agosto, incluso, el mismo mandatario señaló que si el partido que fundó “se echaba a perder” no sólo renunciaría, sino que le gustaría le cambiaran el nombre porque éste no se debe manchar.

Las declaraciones del presidente sobre su partido y las interpretaciones que muchos analistas han dado al tema no han sido al vapor. Por el contrario, conllevan una fuerza profunda que muchos morenistas deberían valorar antes de seguir empecinados en ese jaloneo interno absurdo, como si de una horda de tribus morenas se tratara.

Por ello, el señalamiento de Salvador García Soto publicado en El Universal, referente al tema, no debe tomarse tampoco a la ligera. No debe ser así. Sobre todo para aquellos que gustan desmentir sin buscar entender el fondo real y se niegan a ver una verdad terrible para ese instituto: al dejar pasar a todo tipo de fauna política a sus filas, lamentablemente, adoptó con ella sus vicios y ambiciones más profundas.

Quizá nadie quiere creer que el mismo fundador de Morena se encuentra desangelado, molesto e incómodo con el comportamiento visceral de algunos que se han encargado de mostrar, en esencia, su arribismo más rancio y el hambre de poder, impuesta por encima de los intereses partidistas y el de la propia militancia.

Peor aún, no quieren ver que el mismo presidente se engañó al pensar que los políticos que buscaron enlistarse en Morena —al formar parte de esta nueva propuesta política— cambiarían su esencia e intereses aviesos en pro de la Cuarta Transformación, lo cual en lo particular me extraña profundamente. Lo digo porque siendo el mandatario un hombre que gusta de los dichos populares debe saber que gallina que come huevo, aunque le quemen el pico.

Y sobre todo, porque se trata de los hombres y mujeres que al ver que el mismo sistema de partidos se encontraba fracturado y que la llegada de López Obrador era impostergable, decidieron saltar de sus barcos naufragantes para seguir enquistados en el poder (buscaban una nueva plataforma para seguir operando y la encontraron).

Hoy, Morena se encuentra en una encrucijada. ¿Qué pasará, en el peor de los casos, si el presidente López Obrador decide renunciar a su partido, si lo suelta, si lo deja ir, y si le quita el nombre para llevarlo a otra ruta, a otro sendero en el quizá vuelva a buscar sembrar la semilla del cambio verdadero?

El panorama no es alentador. No. Es más, prende una alerta para los mismos comicios 2021 que están ya en puerta y que deberían mostrar que el partido en el poder tiene la mano cargada y camina en plena comunión de los intereses de partido, sin individualismos. Pero no es así. Ni un sexenio y no es así, gracias a que todos quieren llevar agua a su molino.

Seguramente si el presidente se va será un grupo el que parta con él. El de Zacatecas ha levantado la mano en el tema. Por algo el mismo senador Ricardo Monreal, hace unas semanas, habló al respecto y dijo que “no descarta que el presidente Andrés Manuel López Obrador se separe definitivamente de Morena si al interior de esta fuerza política que fundó ve desviaciones, incumplimiento, alejamiento de los objetivos y corrupción”. Curioso mundo este de la política, ¿no?

Estando esta interrogante en el aire, nada de cierto hay. Los jaloneos por la presidencia nacional del partido siguen vigentes, las descalificaciones también. Sin empacho se tiran a matar y terminan por dar la razón a los políticos de otros colores que han estado antes en el poder y que han dicho que Morena sería más de lo mismo.

De nada sirven los esfuerzos del presidente, sus discursos, los llamados, el exhorto, si la esencia de Morena no permeó en el comportamiento avieso de quienes se enlistaron para seguir en la misma sintonía del pasado.

Aquí recuerdo al cardenal Lamberto, en El Padrino III, cuando le dice a don Corleone: “observe esta piedra, ha estado en el agua durante muchísimo tiempo. Sin embargo, el agua no la ha penetrado (rompe la piedra). ¡Mire! Está completamente seca. Lo mismo les ha ocurrido a los hombres en Europa. Durante siglos han estado rodeados por el cristianismo, pero Cristo no ha tocado sus corazones”.

Así, mientras una serie de tribus morenas se disputan el poder, se invalidan y se exhiben como hienas hambrientas, el presidente analiza si abandona el barco. Para ello tiene ya otras opciones. Ya verá en el 2021 algunos nombres de partidos nuevos que tienen la bendición nacional.

 

#Manjar Algunos presidentes municipales que saltaron a Morena hablan de reelección. Piensan en repetir en el mismo puesto en 2021. Se frotan las manos porque ya se sienten, de nuevo, sentados en el poder y con el partido del presidente. Seis años no son poco para lo que se imaginan pueden llevarse a las bolsas y a las cuentas personales. Sin embargo, pasan por alto una serie de pequeños detalles. Primero, su renuncia debió ser de manera oficial y documentada, y no en una rueda de prensa (ojalá les hayan avisado). Segundo, en Morena sus estatutos no tiene  contemplada la reelección (ojalá les hayan avisado). Tercero, Morena tiene cerrada la afiliación al partido, más con todo el relajo a nivel nacional de la dirigencia (ojalá les hayan avisado). Empiecen mejor a cuadrar su desastre financiero, señores y señoras, porque no sea la de malas que gane alguien con quien tienen roces y les toque bailar con la más fea. El poder es efímero y tres años en un ayuntamiento se pasan volando. Aguas con la vara que usan, porque con esa misma los van a medir. #PapantlaTusHijosVuelan // “La civilización es, entre otras cosas, el proceso por el que las primitivas manadas se transforman en una analogía, tosca y mecánica, de las comunidades orgánicas de los insectos sociales”. Aldous Huxley. #LaFrase // La recomendación de hoy: el libro Periodismo de Alfonso Reyes y el disco My Own Prison de Creed. // Recuerde no comprar mascotas, mejor adopte. // Si no tiene nada mejor qué hacer, póngase a leer.

* Miembro de la Asociación de Columnistas Chiapanecos.

* Delegado en Chiapas del Sindicato Nacional de Redactores  de la Prensa.

Contacto directo al 961-167-8136

Twitter: @C_T1

Facebook: @CodigoNucu

Mail: palabrasdeotro@gmail.com

 

Compartir la nota:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *