México pierde el dominio en la flor de Cempasúchil, también conocida como “flor de muerto”

México pierde el dominio en la flor de Cempasúchil también conocida como “flor de muerto”

 

La flor de cempasúchil es originaria de México y de América Latina, pero China e India, países asiáticos, han sabido aprovechar su potencial ganando el liderazgo en producción.

El Instituto de Biología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) reveló en un estudio que en México la flor de cempasúchil por sus altos niveles de caroteno -pigmento amarillo- es utilizada como colorante de farmacéuticos y alimentos por una empresa, la cual se vendió a inversionistas de la India, lo que provocó que la producción se moviera a Asia.

“En el 2000 sembrábamos alrededor de cuatro mil hectáreas y casi todo era para la industria, no para el Día de Muertos”, señaló Francisco Alberto Basurto, encargado de la Colección de Plantas Medicinales del Jardín Botánico de la UNAM.

Estos países asiáticos, junto con Perú, se posicionaron hace unos años como los principales productores de dicha flor. La producción media al año en México es de 15.000 toneladas, de acuerdo con la Comisión Nacional para el Conocimiento y uso de la Biodiversidad (Conabio) y la UNAM.

Basurto explicó el por qué los países asiáticos ganaron este liderazgo en la producción de la planta, pues sus fines son más comerciales. Los principales estados productores en nuestro país son: Oaxaca, Morelos, zona rural de la Ciudad de México, San Luis Potosí, Coahuila y Puebla.

El caroteno de la flor de cempasúchil o conocida también como “flor de muerto”, es el alimento primordial para los animales. Un ejemplo sería el pollo, que al consumirla, su carne se vuelve más amarilla y la yema del huevo también, de acuerdo con el estudio.

En México existen 30 variedades de cempasúchil, pero solo seis son las más comercializadas -las naranjas y las amarillas- son las más conocidas. En náhuatl se dice cempohualxochilt y significa “flor de 20 pétalos” (cempohuali: 20 y xochilt: flor).

La Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) señala que en el 2016 el 75% de la producción mundial de la flor se concentró en China, el 20% en la India y Perú el 5%, de acuerdo con información citada por el diario El País.

El estado de Puebla sigue siendo el principal productor nacional con el 77%. En el 2016 la producción de cempasúchil en México tuvo un valor de 80.5 millones de pesos.

En el 2017 la producción siguió en aumento llegando a 15.030 toneladas, de las cuales, 11.524 fueron generadas en el estado de Puebla; 861 en Hidalgo; 763 en Guerrero; 595 en San Luis Potosí; 468 en Tlaxcala; 326 en Oaxaca; 280 en Durango; 203 en Morelos y 12 toneladas en Baja California.

Por otra parte, para los mexicanos esta flor es tradición. En el Día de Muertos, el aroma y su color resplandeciente sirve como guía para que las almas de los difuntos encuentren el camino de vuelta a casa, representadas en los coloridos altares donde también se encuentran sus alimentos y bebidas preferidos.

En las crónicas de Fray Bernardino de Sahagún, describió que la flor de cempasúchil relucía en el tocado de la diosa Coyolxauhqui, así que los mexicas comenzaron a usarla para la mayoría de sus ceremonias.

Cada año, en el mes de octubre y diciembre, -que es su temporada- altares, tumbas y grandes avenidas importantes son decoradas.

Su precio depende mucho del lugar donde se adquiere: en mercados ambulantes el manojo se puede conseguir en 10 pesos, pero si se prefiere en maceta, su costo es de 30 pesos; en el supermercado su precio comienza en los 35 pesos.

Con información de Infobae
Compartir la nota:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *