Acá entre nos

0
Acá entre nos

 

Alejandro Moguel

 

Buenos resultados contra el Covid-19 en Chiapas

 

Importantísimo: hasta ayer habían transcurrido seis días consecutivos sin personas fallecidas por Covid-19 y Chiapas aparece como la entidad con menor índice de muertos por esa enfermedad, con respecto a su número de habitantes, según datos oficiales. Eso hay que reconocerlo, porque hay otras entidades donde no han podido llegar a esas cifras.

Lo que pasa en Chiapas tienen algunas aristas dignas de ser reconocidas: los esfuerzos extraordinarios realizados por el gobierno del doctor Rutilio Escandón Cadenas y la coordinación del gobierno federal a efecto de que haya vacunas suficientes para personas mayores de 18 años y la participación voluntaria de muchos chiapanecos por vacunarse a efecto de protegerse.

Eso, aunado a las brigadas del Sector Salud que han estado yendo a las colonias, casa por casa, negocio por negocio, ha ayudado mucho a que los infectados con Covid-19 sean atendidos a tiempo y eso ha permitido que no lleguen a la fase grave de la enfermedad y no sea necesaria su hospitalización. Desde luego, eso, el tema final es que ha disminuido en gran medida el número de personas fallecidas como consecuencia de esa enfermedad.

El gobernador, Rutilio Escandón Cadenas expresó ayer jueves que esas son noticias extraordinarias de que Chiapas es el estado con menos defunciones de toda la República Mexicana. “Llevamos seis días sin defunciones por #COVID_19. Sin embargo, no hay que bajar la guardia, la vacunación continúa. Recuerda que, si te cuidas tú, nos cuidamos todos”, apuntó.

Bien por eso. Se trata de un esfuerzo conjunto donde participan los ciudadanos y las autoridades de los tres órdenes de gobierno.

 

OPERATIVO FALLIDO

Un ejemplo de lo que no se debe hacer fue lo ocurrido en Pijijiapan, Chiapas, el fin de semana pasado donde agentes de la Guardia Nacional (GN) dispararon contra un vehículo cuyo conductor no quiso detenerse. El problema es que los disparos fueron a quema ropa y las bajas dieron en los integrantes de esa unidad que iba llena de migrantes de distintas nacionalidades. Dos cubanos fallecieron. Mal. Muy mal.

Pero la antítesis de eso ocurrió apenas ayer jueves. Los integrantes de la Guardia Nacional intentaron realizar un operativo contra los miembros de la caravana de aproximadamente cuatro mil personas, pero les falló. En el tramo carretero de Pijijiapan a Tonalá intentaron realizar un operativo y se formaron en equipo anti motín. Fue un operativo fallido, porque fue mal hecho.

El enfrentamiento se produjo a las 8.00 horas de este jueves, en el tramo carretero que une a las poblaciones de Pijijiapan y Tonalá cuando arribaron vehículos tanto del Instituto Nacional de Migración (INM) y de la Guardia Nacional.

En la carretera, los agentes federales se bajaron para implementar el operativo para contener a este grupo de alrededor de cuatro mil extranjeros, quienes en un primer momento corrieron al ver que, entre los funcionarios, había también un equipo antimotín.

Al ver el avance de estos grupos de choque, los migrantes empezaron a lanzar piedras a las fuerzas federales de seguridad.

Durante unos 10 minutos, unos 50 migrantes tiraron cientos de piedras y palos a los uniformados. El contingente de uniformados se vio superado y abandonó el enfrentamiento.

Los elementos de la Guardia Nacional subieron a sus vehículos con muchas dificultades pues fueron alcanzados con palos y piedras. Vrios de ellos resultaron lesionados.  Alrededor de las 8.20 hora local terminó el enfrentamiento.

Tras este operativo, la caravana de migrantes -cuyo fin es arribar a la Ciudad de México para regularizar su estancia- intentó reagruparse y proseguir su camino. Sin embardo, temían un nuevo operativo porque en el primer choque hubo al menos una treintena de detenciones quienes seguramente serán deportados a sus países de origen.

La caravana avanza en medio del dolor que ha ocasionado la muerte por disparos de la Guardia Nacional de dos migrantes cubanos, quienes viajaban en un vehículo junto con otras personas, el pasado fin de semana cuando fueron agredidos a balazos por elementos de la Guardia Nacional.

Ese hecho fue condenado por el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

Este grupo -que mañana cumplirá dos semanas de camino- se puso en marcha luego de que en los primeros días de septiembre las autoridades mexicanas frustraran el avance de cuatro caravanas de migrantes que habían partido precisamente desde Tapachula.

Varias agencias de la ONU y ONG criticaron el uso de la fuerza en los operativos para desintegrar dichas caravanas y por eso hasta ayer jueves, esos agentes se habían comportado solamente como vigilantes, pero ayer de manera sorpresiva decidieron realizar ese operativo que resultó fallido por mal planeado. Los organismos de derechos humanos ya condenaron esos hechos de nueva cuenta, porque pareciera que esa corporación que sustituyó a la Policía Federal está peor que sus antecesores quienes fueron calificados como ligados al crimen organizado e infiltrados en hechos de corrupción. Muy mal que disparen sus armas de fuego contra las personas que van en un vehículo cuyo conductor no obedeció la instrucción de detenerse, pero peor está que intenten realizar operativos que igualmente terminan sin éxito.

El presidente López Obrador debería valorar respecto de quienes están al mando de esas acciones fallidas, porque esos hechos están teniendo impactos internacionales negativos para México.

Email: alexmoguels@hotmail.com

 

Compartir la nota:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *