Columna Sur

Columna Sur  

 

Héctor Narváez 

 

En un lado y en otro

Así se encuentran varios aspirantes en el proceso interno de Morena en Chiapas.

Aunque este fenómeno se ha dado en todos los estados en donde se celebrarán elecciones en este año, pero en la entidad del Sureste de México se toparán con la ley.

Y parece una moda entre los pretensos del partido guinda: estar en un lado y en otro.

El plan “B”

Se podría considerar astucia de los que buscan un cargo de elección popular en este 2021.

Aunque también puede ser catalogado como ambición de quienes solo aparecen en cada proceso electoral para “agarrar un hueso”.

El asunto es que algunos que dicen tener puesta la camisa de Morena, se fueron a la Ciudad de México a presentar su solicitud para ser candidatos a Diputado Federal.

Hasta ahí todo iba bien. Pero a más de uno se le ocurrió “la grandiosa idea” de que también se registrarían para otros cargos.

Así que echaron manos a la obra: aparte de que tienen la intención de alcanzar un escaño en San Lázaro, se inscribieron en la plataforma digital del hoy partido en el poder para ser tomados en cuenta en la designación de candidatos a Diputados Locales y Alcaldes.

No, si son bien listos. Eso ni siquiera se les hubiera ocurrido a los del PRI y del PAN, los que se supone son más mañosos.

Y como a Morena le gusta reciclar a los que vienen “de la mafia del poder”, o a personajes ilustres que traen muchos vicios del pasado, el proceso interno ya está contaminado.

Hasta donde me dicen, algunos aspirantes de Morena lo han considerado como su “plan B” o “alterno”. Es decir: si no quedan para la Diputación Federal, a lo mejor pueden alcanzar una nominación en lo local. O viceversa.

Nada más que estos “hambrientos” por el poder se toparan con pared. Porque quizá consigan las candidaturas que quieren como grupo, pero después se las pueden tirar en los tribunales.

Y con esto, “el fantasma de los litigios” regresaría al Movimiento de Regeneración Nacional y causar una grave división, mayor a la que se dio por la disputa de la dirigencia nacional.

Chico favor

La ley electoral en Chiapas es muy clara en cuanto a las dobles aspiraciones. 

El Código Local de Elecciones y Participación Ciudadana, en su artículo 11 lo prohíbe.

“A ninguna persona podrá registrársele como candidato a distintos cargos de elección popular en el mismo proceso electoral u otros procesos simultáneos, sean federales o estatales. En este supuesto, si el registro para el cargo de la elección local ya estuviere hecho, se procederá a la cancelación automática de este”.

Que chasco para aquellos que se creyeron muy listos y se apuntaron en Morena para la candidatura a una Diputación Federal y después para participar en el proceso interno en la nominación a una Diputación Local o Alcaldía.

Además, que demostraron estos aspirantes que están hoy de lleno en el partido guinda, que son unos completos ignorantes de la ley electoral.

Y han metido en un tremendo lío al Movimiento de Regeneración Nacional en Chiapas, que a la brevedad posible debe de empezar a depurar la lista, antes de que la oposición arme las impugnaciones correspondientes.

Porque se pueden dar escenarios así: si alguien se registró para Diputado Federal y al mismo tiempo se apuntó para una Alcaldía, y resulta postulado en la última, los adversarios pueden conseguir en los tribunales que esa candidatura sea reemplazada por otra persona.

Entonces, para nada serviría el proceso interno, porque este partido tendría la necesidad de reemplazar a su abanderado, además que arrastraría un desgaste en la contienda electoral.

Aunque no dudo que, a estas alturas, la oposición se dio cuenta del error que cometieron estos aspirantes y ya deben estar armando las impugnaciones.

En otros términos: le hicieron “un chico favor” a Morena en Chiapas. Y quizá esa era la intención, de dejarlo más vulnerable.

Pero, esa es “la estrategia” de los grandes operadores y quienes se creen “los iluminados” en el partido guinda: estar en un lado y en otro. Para ver “si cachan” una candidatura.

En verdad que sí son muy burros… ¡Solo les falta rebuznar!

Moraleja: Hay que ser cochis… ¡Pero no tan trompudos!

Al margen: ¿Aceptarán la propuesta?

El dueño de Altos Hornos de México, Alonso Ancira, ofreció al Gobierno de México como reparación al daño con Agro Nitrogenados un pago de 200 millones de Dólares, algo así como 4 mil millones de pesos.

Una cantidad nada despreciable y que hace tambalear a muchos de la administración federal. ¿Lo aceptarán?

Por último: ¡No fue prudente!

La empresaria Patricia Armendáriz, quien es de Chiapas, escribió ayer en Twitter sobre la muerte de su asistente. Pero, cometió el error de haber dado a conocer que se sintió mal y que no le pidió nada, junto con la base de la pirámide y de la autoestima por los suelos.

Si en verdad quería reconocer a uno de sus colaboradores, no era necesario que recurriera a términos de su trabajo o de su nivel de vida. Menos que no pudo ayudarlo –ni a él ni a su familia– cuando más lo necesitaba. ¡No fue nada prudente!

Mi Cel: 9642823259 

En Facebook: elperiodistamx y hectornarvaezmx

 

Compartir la nota:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.