Uso de dispositivos electrónicos por clases a distancia o home office incrementan problemas visuales  

Uso de dispositivos electrónicos por clases a distancia o home office incrementan problemas visuales  

 

Ramón García /CP 

 

Con la pandemia por Covid 19, las clases a distancia y el home office por el confinamiento condicionaron que la población utilice los aparatos electrónicos más tiempo de lo normal y recomendado para estudiar, trabajar o por entretenimiento; sin embargo, esto puede provocar severos e irreversibles daños a nuestro organismo y en particular a la vista, ya que también conlleva a una falta de actividad física. 

Los ojos son uno de los órganos principalmente afectados porque se pasan más horas frente a los dispositivos electrónicos, esta exposición, sobre todo, si son tiempos prolongados pueden causar dolor de cabeza, irritación ocular, resequedad ocular, dolor ocular y ansiedad, por ello la recomendación de periodos de descanso ante el uso prolongado. 

El médico oftalmólogo Gilberto Rosales Coello, se refirió a niños y jóvenes en los que se hizo más habitual que acudieran a las tabletas y teléfonos móviles, principalmente por la modalidad en que ahora se imparten las clases escolares a distancia; señala que la necesidad condicionó las restricciones que habían en las horas que se pasaban frente a la televisión y que hoy se sumen los aparatos electrónicos para ver dibujos animados, videos,etc. 

Enfatizó que el abuso de estos aparatos electrónicos, dañan la vista de los más pequeños si no se utilizan bien, el uso de aparatos de las nuevas tecnologías, más aún con la pandemia del Covid-19, ha incrementado los casos de miopía y hasta astigmatismo, en niños que cursan la primera etapa del nivel básico.  

Reiteró que si continuamente a los niños y jóvenes se les expone a estas pantallas a una distancia mínima, pueden aparecer problemas tempranos de miopía, astigmatismo y otros errores refractivos, esto es, cuando los ojos afectados no pueden enfocar correctamente los objetos sobre la retina, que hasta ahora estaban presentes sobre todo en niños entre los 6 y 11 años.  

Aunque la introducción en la vida diaria de estos aparatos es inevitable y trae muchas ventajas, también es cierto que los más pequeños son los más susceptibles a pasar horas frente a una pantalla, por eso, convino a limitar en lo posible el uso de estos aparatos o hacerlo con moderación.  

Recordó que las pantallas de tabletas y móviles están haciendo que cada vez haya más niños pequeños miopes, por lo que la salud visual de los pequeños y adolescentes es muy importante, por ello exhortó a los padres de familia a estar atentos a cualquier signo que indique que tienen algún problema visual.  

Rosales Coello recomendó que es importante someterse periódicamente a revisiones oftalmológicas en las que el especialista efectúe una valoración del estado general de los ojos, ya que de no hacerlo, sólo puede empeorar un problema incipiente o convertir una patología que se puede resolver en algo mucho más preocupante.  

De esta forma aclaró que a la menor molestia acudir al especialista ya que es más fácil atender un padecimiento a tiempo para darle una solución adecuada, pues es fundamental creer que la prevención es la mejor solución.  

 

Compartir la nota:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.