Código Nucú

Códico Nucú

César Trujillo

 

Presidentes de cartón

 

En política existen comportamientos que rayan en el absurdo. Actos risibles y hasta descomunales que superan la desfachatez y el cinismo. La muestra básica de esto que digo se encuentra, por ejemplo, en el primer informe de actividades de algunos presidentes municipales, o bien, en sus descabelladas tomas de decisiones.

Todos sabemos, sí, que la mayoría de mandatarios en los municipios en el país llega por favores políticos; arrastran un desconocimiento abismal sobre administración pública; no comprenden la relación que deben tener con los ciudadanos; se desentienden de los compromisos adquiridos y, por ende, del trabajo que les corresponde. Los resultados ya los conocemos.

Sin embargo, cuando creemos que hemos visto toda cantidad de disparates. Cuando pensamos que no pueden, con sus actos, sobrepasar el colmo de las cosas, siguen ingeniándoselas para reinventarse al grado de que el “absurdo” se aleja de prisa dando paso a lo ridículo y lo estulto.

Vea, por ejemplo, al presidente municipal de Pichucalco, Moisés Aguilar Torres, quien se ha convertido en noticia nacional y no precisamente por su trabajo, sino por mandar a sus colaboradores a que hicieran una imagen de tamaño real para que lo supla en los eventos donde no puede asistir. Sí, tal y como se oye.

La fotografía, que circula en redes sociales, se ha vuelto ya la burla de sus gobernados y ha causado cierta inconformidad tras la publicación que hicieran varios medios al respecto que lo muestran, usted perdone, como un proyecto de holograma al que no le alcanzó para nada más que un pedazo de cartón.

En la imagen se muestra al presidente municipal con el puño en alto y ataviado de una camisa color celeste, pantalón beige y zapatos cafés. Sí, de entrada con el puño en alto que es un legado del pueblo asirio en señal de resistencia y que, seguramente, el presidente no sabe y ni entiende. O quizá trae complejo de sindicalizado y eleva el puño como señal de protesta y lucha. Vaya usted a saber.

Lo grave de esto, confieso, no es la fotografía en sí. Ni que sus colaboradores la carguen de un lado para otro como santo: de capilla en capilla. Tampoco que la coloquen como modelo de alguna marca de ropa en tiendas de paca, mientras se lleva a cabo algún acto protocolario.

Lo grave en sí, pienso, es la desfachatez, la naturalidad y la procacidad con que actúa este personaje. Lo grave, en el fondo de todo, es la falta de respeto a los habitantes que confiaron sus votos en alguien que prefiere cumplir con otros compromisos que acudir a dar la cara con la gente y que se burla de este modo.

Lo grave es que se atreva a pedir que los ciudadanos se tomen una foto con ese montaje de cartón para su egoteca, sus redes sociales y para mostrar que quien no lo haga no obtendrá el respaldo de ese gobierno (ojo aquí).

Aguilar Torres, hay que decirlo, ha sido un espectro en su administración y en apenas un año tiene al municipio sumido en un impasse terrible derivado de su inoperancia y de su cerrazón por no escuchar lo que la gente necesita.

Bien sabido es que se la pasa buscando solución a sus problemas personales y laborales desde la capital. Desde ahí se mal asesora, mientras desayuna en un conocido hotel del poniente de la ciudad y sueña con seguir enquistado en las mieles del poder.

Pichucalco tiene un presidente municipal que está más preocupado en cómo sacar dinero de las obras públicas, de cómo cuadrar su cuenta que ya vio no le dará números negros y de cómo desviar recursos con sus compadres, que abonar al desarrollo y al progreso que buena falta hacen tan hermoso pueblo.

Sólo en algo no se equivocaron con la idea de mostrar una imagen de ese tipo. Y es que Aguilar Torres se ve tan natural: acartonado, parco e inamovible. Así como han sido sus días en el ayuntamiento.

Tan crítica es su situación que se le recuerda tan sólo por ese video en donde salió rodeado de policías y al centro un cilindro de gas que habían recuperado. El chiste, como dicen, se cuenta solo.

¿Qué tan comprometido estará el presidente municipal de Pichucalco con su gente que manda como representante a su figura de cartón? La respuesta la tiene la propia gente y quienes conocemos la realidad.

Ojalá y este absurdo juego termine en un buen jalón de orejas. No está demás que las autoridades competentes a Aguilar Torres le pongan en marcha una auditoría. Una real, de campo y no una simulada. Una que muestre lo que es un secreto a voces. Una que muestre que las cosas sí se harán de diferente forma y nos aleje de la burla de este tipo: presidentes de cartón.

 

#Manjar Por ahí vi un post de que mi camarada César Espinosa Morales, presidente del PRD en Chiapas, está prófugo de la justicia y que esto, según, es porque el SAT se puso de malote y anda buscándolo. El chiste se cuenta solo, me cae. Y lo peor, bueno, al menos lo que me hace pensar en eso, es el doble filo de las redes sociales: los verdugos y jueces feisbuqueros. Sobre todo los que ponen de analistas y sentencian sin conocimiento de causa. Sus acusaciones son más falsas que el nocaut de Jorge Kawachi contra Ramón Olivas, y eso ya es difícil de superar. Vayan a la sede del PRD estatal que está en Terán. Ahí lo encuentran. Si no está, agenden cita y ahí los atiende. O bien, lo topan en algún mercado. El 4 de octubre, un día después del post, me lo topé echando hamburguesas en la 4ª poniente y 5ª norte. Platicamos un rato y me dijo que les agradecía lo tuvieran presente, que lo pensaran y le hicieran publicidad gratis, porque con la austeridad republicana no ajusta ya para nada. No se crea todo lo que lee en redes sociales. Sobre todo cuando su línea tiene tufo de revanchas mal peleadas y rencores municipales. En fin. #BienBajadoEseBalón // “Las soluciones comienzan con pequeños gestos al alcance de todos con los que podemos cambiar el funcionamiento de nuestras ciudades. Debemos reducir el volumen de desechos que generamos y, al mismo tiempo, comenzar a verlos como un recurso valioso que se puede reutilizar y reciclar, por ejemplo, para producir energía». António Guterres. #LaFrase // La recomendación de hoy es el libro Cántar del ángel con remos en la espalda de Balam Rodrigo y el disco de Profiled de Led Zepellin. // Recuerde: no compre mascotas, mejor adopte. // Si no tiene nada mejor qué hacer, póngase a leer.

 

* Miembro de la Asociación de Columnistas Chiapanecos.

 

* Delegado en Chiapas del Sindicato Nacional de Redactores  de la Prensa.

 

Contacto directo al 961-167-8136

 

Twitter: @C_T1

 

Facebook: @CodigoNucu

 

Mail: palabrasdeotro@gmail.com

Compartir la nota:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *